Asociación Interdisciplinar

Blog de la Asociación Interdisciplinar de Estudiantes de Filosofía (UCM)

Mes: octubre, 2012

Procesos de Subjetivación en la Sociedad Capitalista

Como nueva asociación queremos evitar llevar a cabo actividades independientes las unas de las otras, carentes, de tal modo, de un principio vertebrador. Nos hemos propuesto, por ello, desarrollar un programa unitario y orgánico que evite la dispersión y la falta de resultados. Nuestro objetivo es marcar un área delimitada de trabajo y abordarla desde diversas perspectivas.

El tema principal del presente proyecto son los procesos de subjetivación en la realidad actual de Occidente. Será tratado desde una triple perspectiva en tres jornadas a lo largo del próximo curso 2012-2013 durante los días 4 de Diciembre, 5 de Marzo y 9 de Abril. Cada jornada se articulará en dos turnos (mañana y tarde), con tres ponencias de 40 minutos más sus correspondientes debates. Se ofrecerá 1 crédito de Libre Configuración a Licenciatura y Grado.

Cada sesión tratará el siguiente aspecto del tema general:

  1. Procesos de subjetivación: La construcción de la objetividad. Esta jornada girará en torno a cómo se establece una comprensión del mundo entorno, cómo se lo racionaliza, interpreta y valora. Cómo, por tanto, se relaciona el sujeto occidental contemporáneo con él y desarrolla sus estrategias de acción.
  2. Procesos de subjetivación: La construcción de la subjetividad. Qué entendemos en nuestra cotidianeidad por “yo”, “persona”, qué tenemos por constitutivo y qué queda fuera de la identidad como accidental y ocasional. Cómo se institucionaliza la normalidad. Generación de la identidad, de la autoconcepción y de la relación con uno mismo.
  3. Procesos de subjetivación: La construcción de la intersubjetividad. Quizá la parte más relevante para la vida efectiva sean las determinadas relaciones que los sujetos establecen entre ellos, en miras a qué objetivos y en base a qué supuestos (antropológicos, sociales, etc.) y emociones, así como la concepción del otro de la que todo ello parte.

Creemos que la construcción social de la subjetividad es un complejo proceso que urge ser llevado a consciencia, dadas las condiciones socio-políticas del presente; advertir desde qué dispositivos es continuamente construida y reformulada la propia manera de pensar, de querer, de actuar y qué pensar, qué querer, qué vivir. Este planteamiento trata de no partir de juicios de valor y el modo más fructífero para su desarrollo pasa por evitarlos en la medida de lo posible, a través no de un discurso subversivo sino de un análisis crítico.

La intención es que el tratamiento del tema sea eminentemente interdisciplinar, no tanto como una cooperación y encuentro de disciplinas oficiales, sino más bien como una actitud práctica y orgánica, no limitada a registros discursivos que sólo ofrezcan una perspectiva cerrada (no obstante la parcialidad inevitable de todo análisis).

Si tenemos un propósito no es, sin duda, una participación pasiva, reducida a la mera asistencia, sino un papel activo por parte de los estudiantes; que lo expuesto en las diversas ponencias no termine con su propia exposición: por el contrario, que sea el detonante de un movimiento reflexivo que trascienda todos los límites que el tratamiento monológico, parcial e inevitablemente constreñido por el tiempo de una ponencia no puede sino imponer a una cuestión que es, más bien, dialéctica e intersubjetiva. Cuestión, pues, que debería alcanzar el plano del debate, no solamente en disputas orales; también a través de la exposición escrita de reflexiones que, compartidas en un medio informático construido a tal fin, resulten susceptibles de réplica y respuesta, ofreciendo mayor opción de fundamentación, rigor y respuesta al pensamiento que, se supone, debemos a la sociedad.

Si se alcanza el objetivo de generar diálogo crítico y reflexión compartida entre estudiantes que, cada vez más, nos vemos abocados a asumir un mero papel de usuarios y consumidores del producto de la “empresa” universitaria; si lo hace la exigencia de convertirnos, no en meros transmisores de un saber académico, sino en detonantes de consciencia social y, consiguientemente, de libertad; si se logra esto y, con ello, se recupera algo de la autorreflexión y autonomía que han de caracterizar a esta institución, se habrá avanzado en el cumplimiento de la que no por vez primera convendría llamar “misión de la Universidad”.

Esperamos verlo.

IDEARIO

El mundo académico en general y el filosófico en particular se encuentran en un estado de grave desvinculación respecto de los problemas de nuestra sociedad. Esto se traduce en términos de clausura del pensamiento; un pensamiento que tiende a girar en torno a problemas que él mismo crea y que no son en absoluto fruto de la atención a la realidad en la que se encuadra. Tal situación de desgaste no puede ser comprendida sino en la deriva en la que se encuentra Occidente, marco en el cual la filosofía se ha convertido en un saber obsoleto. Vemos que en España, dada su particular situación, la labor de una filosofía comprometida es especialmente urgente.

En el origen del panorama descrito se halla una razón instrumental que desdeña como irrelevantes el cuestionamiento crítico y la generación de nuevas perspectivas, pues para la estructura socio-económica a la que da lugar no cabe sino un comportamiento que se reduce a mero desempeño de programas y relaciones sociales cuyo principal objetivo es una producción y consumo crecientes. ¿Qué papel le queda aquí a la filosofía? Ninguno. Es por ello que es expulsada de un ámbito de acción pública y se ve obligada a refugiarse en discusiones privadas y ejercicios mentales que no van más allá de sí mismos. Filosofía endogámica.

Creemos que, lejos de admitir esta lógica, es preciso oponerse a ella; no añorando lo que la filosofía un día fue sino posibilitando nuevos espacios de cuestionamiento. Espacios, por tanto, que no sean ni de discusión estéril ni de normatividad abstracta, antes bien, de comprensión responsable que disecciona su realidad para poder actuar sobre ella.

Abrir los límites. Incluir nuevas perspectivas. Acoger diferentes iniciativas. Por encima de todo, establecer un diálogo fértil entre los diferentes campos del saber. Queremos ofrecer desde la Facultad de Filosofía un lugar en el que tengan cabida las inquietudes de cualquiera que manifieste interés crítico y voluntad de comprensión ante los problemas del tiempo que nos toca vivir. Sabemos que muchos compañeros tienen proyectos que no pueden desarrollar porque no son ni quieren ser miembros de una asociación. Por ello, concebimos esta asociación como una herramienta de la que poder hacer uso sin necesidad de entrar a formar parte de ella. Nos presentamos como un servicio abierto a la comunidad universitaria.

En Madrid, 5 de Marzo de 2012